La mejor parte de fabrica de challas

Pero en Militar ahí te encontrabas con todo el mundo, la diferencia estaba en que los niñitos pijes iban desastrados y la Parentela humilde se arreglaba especialmente para ir al cinematógrafo. Y no estoy hablando del año uno, estoy hablando de los setentas, en la época del hippismo. En mayo de 1974, el Teatro Serrano exhibía filmes como La Ciudad Violenta, con Telly Savalas y Charles Bronson; Cabaret, protagonizada por Lid Minelli; La Naranja Mecánica, dirigida por Stanley Kubrick; y Harry El Desaseado, estelarizada por Clint Eastwood, quien dada la distracción de los melipillanos a los westerns, lograba satisfacer la sala. Igualmente alojaba actividades culturales de menor concurrencia, como el concierto de guitarra de Hernán Miranda en noviembre de Cuadras más al sur, en el Palace, el asunto iba mejor, porque dos estrellas del Festival de la Canción de Viña del Mar de 1974 se harían presentes ese mismo año: Bigote Arrocet y Camilo Sesto. El primero ya había sorprendido al país con una rutina ejecutada en el decorado de la Casa de campo Vergara el año 1972, en que con escasamente 21 abriles hizo delirar de risa al manifiesto asistente y al país. Dos años más tarde tuvo una rutina menos exitosa, aunque el corolario de su acto le brindó el simpatía total de quienes se manifestaban afines al nuevo régimen, al cantar la canción Desenvuelto del castellano Nino Bueno. El tema era utilizado por los partidarios de la dictadura como un himno de lo que denominaban la permiso del país. Bajo ese luminosidad de figura consular del humor chileno, Pelillo Arrocet llegó el viernes 17 de mayo al Palace, antes de partir a una paseo a Europa. Patrocinada por la Cámara de Comercio, la función congregó a un realizado abismante

82 leguas de viaje submarino, con James Mason y Kirk Douglas; La Maldición de Frankestein, con Yolanda Varela y Ernesto Alonso; Cíclope y su reparto de estrellas reunidas en torno a James Dean, Elizabeth Taylor y Rock Hudson; Anita Ekberg en Regreso de la Gloria ; Marilyn Monroe y Sir Lawrence Olivier en El Príncipe y la Corista ; o John Wayne en Más Corazón que Odio, hacían del Teatro Serrano la fundamento de la diversión, una oferta que provocaba ciertamente emociones en la concurrencia y que por su bajo precio servía también de escondite, rincón de los enamorados y dormitorio, dentro de variados usos poco ortodoxos. En este contexto, Manuel Margen en su rol de encargado de la galería, y recordando cómo Bancal la vida en esos tiempos, debía cumplir muchas veces el papel del malo de la película: A la Museo llegaban gallos curados y se ponían a pelear con la Familia, a veces tiraban escupos y eso no Bancal permitido. Eso Bancal común, a nosotros los pelusones nos tenían mala porque decían que éramos porteros malos que no los dejábamos entrar. Una tiempo me tiraron un manzanazo de la Sala de en lo alto en torno a abajo, se hizo tirita la manzana, si la Exposición Bancal ingreso. Yo los sacaba con Carabineros para afuera en la medio de la película. Si había boche subía con la linterna y con el paco al lado. Los pacos de antiguamente eran malos, no como los de ahora. Había uno que Cuadro el paco Marín, no tenía nulo que ver con monos. Estaba el agarradera Beltrán asimismo, puta que era malo. Le pegaban las mansas pataditas a los huevones, les sacaba hasta la origen y se los llevaban por el medio de la plaza hasta la comisaría. Andaba harto curado antiguamente, igual que ahora, pero antiguamente Bancal mejor la vida para el melipillano, antes había un puro gallo que le hacía al cogoteo.

68 La primera destino del radioteatro en hacerse presente en la ciudad de los cuatro diablos fue Luchita Botto. Estandarte del clase en Valparaíso, extendió luego su trabajo a Santiago y de ahí al resto del país. En función de peculiar y Incertidumbre del 13 de octubre de 1946, presentó El infinito perdón, llamativo de Arturo Moya Grau 179, otra figura del radioteatro y que también Cuadro su cónyuge. La crítica de El Labrador fue tan lapidaria como interesante, pues ponía en evidencia la vistazo sobre el arte de un sector importante de la sociedad Particular. Ay, en presencia de ciertos absurdos no sabemos, a veces, qué cuadra más: si una lástima infinita, un estallido de indignación o una franca carcajada. Si Moya Grau, fuese un dramaturgo que poseyera no obstante todos los bienes de la composición y lograra emplearlos con oportunidad, diríamos que esa parte de la obra le resultaba muy robusto. Figuraí lo sintió el sabido, que a posteriori de acontecer aplaudido a los actores al principio de la obra, se mostró frío y desengañado. No podía ocurrir otra cosa ante aquel contrasentido inaudito, ese término escandaloso del drama de Moya Grau, tan desconocedor a los principios en que pretendió basar la obra y tan allí de los objetivos educadores que debe tener toda composición teatral, si desea satisfacer una finalidad estética y contribuir, indirectamente, al mejoramiento de la sociedad 180. A pesar del duro causa, la compañía de Luchita Botto y Moya Grau volvería en 1948 con El Noveno Mandamiento 179 No es baladí la comparación entre el radioteatro y las telenovelas, lo que se comprueba en que Arturo Moya Grau, figura central de los radioteatros se convirtió en el principal guionista y director de teleseries en los abriles setenta y ochenta.

Con tal capacidad y sin teatro en Melipilla, Massoud no demoró mucho en mirar con agrado el negocio del espectáculo, aunque para esto le faltaba un empujón. Fui yo quien le metió la idea en la comienzo que tomara el Teatro Serrano, le decía que lo tomara para que hiciéramos eventos, rememora Roberto Sagredo. Massoud anotó la sugerencia e inició su camino en el mundo del espectáculo, aunque no en el Teatro Serrano, aún cerrado por reparaciones. Lo haría en un cloruro sódicoón de la Escuela Parroquial, ubicada en el costado oriente de la Plaza de Armas, en pleno eje de la vida urbana melipillana. Se trataba de una sala pequeña, pero confortable y sus películas son dignas de aplauso. Un ejemplo particular que denota renovación 203, en opinión del informe El Eco. Justamente, desde esas crónicas, apuntaron directamente al municipio por el desistimiento del Serrano, cuyas obras de remodelación eran lentas y precarias. No sólo se criticaba que le destinaran 15 millones de pesos para los trabajos, cuando lo ideal eran 28, sino que denunciaban el incidente de un trabajador que en 1962 cayó desde 15 metros, debiendo ser trasladado en estado bajo a un centro asistencial en Santiago. Ese es el saldo aproximadamente del séptimo arte o teatro municipal en ruinas, denunciaba el diario que sucedió al muerto La Patria. Que haremos los 40 mil habitantes de la comuna para ver películas? 204, se preguntaba. 202 El Labrador, 24 de septiembre de El Influencia, 31 de diciembre de El Eco, 31 de diciembre de

Es posible que se produzcan separaciones del fragüe entre palmetas, las cuales se pueden rellenar con fragüe adecuado en todo el mercado Doméstico y siguiendo las instrucciones del envase. Es posible que el tono sea diverso al color original o tono antiguo, esto producto del uso de su unidad. Las cerámicas se caracterizan por su ingreso facilidad de limpieza, de preservación de la suciedad y de cualquier tipo de contaminación. Su virtud se realiza con facilidad simplemente con un paño húmedo y, si la superficie presenta suciedad o potingue, se pueden añadir agentes de castidad como detergentes, champú no abrasivo o limpiadores de baldosas. Los limpiadores abrasivos deslustran el fracasado del producto y pueden acabar por mancharlo. Dada la condición de los recintos donde se utilizan las cerámicas, es enormemente probable la formación de hongos por lo que se recomienda su mantención periódica, revisar y cambiar el fragüe cuando este se haya quebrado o deteriorado y esté permitiendo el paso de agua a muros, pisos y tabiques. Normalmente, los tonos de diferentes partidas de cerámicas no son iguales o definitivamente el producto se encuentra descontinuado; por este motivo es recomendable que Usted contacte al proveedor entregado en este manual respecto

140 Considerando estas definiciones, y del estudio histórico de un siglo de teatros en Melipilla, se observa que los primeros desencuentros en la comunidad unívoca existente, Interiormente del espacio social del teatro, se da con una particular manifestación del clivaje 299 clerical/anticlerical 300 en la ciudad. Esto se observa, en toda su magnitud, durante 1921 en la época del Teatro Colón bajo la Delegación de Juan Vizcaya, en que éste se enfrentó al sacerdote Ramón Merino premeditadamente de la cinta El Triunfo de Beldad, la cual incluía desnudos y que el cura párroco quería prohibir a toda costa que se proyectasen. Así, seguidamente, se sucederían otros hechos similares en que se confrontarían las cosmovisiones católicas ultramontanas frente a otras más bien liberales, aunque claro, estas disputas se daban casi exclusivamente al nivel mismo de la élite. Un segundo tipo de desencuentro ocurre con la manifestación de la cuestión social 301 en los teatros. Esto sucedió de diversas maneras, luego sea como la separación que implementó el Teatro Apolo entre platea y Sala alrededor de 1911, como con la separación sin embargo consagrada que tenía el Serrano entre platea y paraíso, un espacio para los más pudientes el primero, y el otro para los estratos bajos, adecuado a sus menores precios y 299 Los clivajes o cleavages es un término utilizado para alcanzar cuenta de las fracturas en el seno de una determinada comunidad, las que se pueden manifestar en diversos ámbitos sociales de algún país o región. Como argumentan Lipset y Rokkan, estas fracturas sociales se representan en la arena política con la formación de partidos, por ejemplo, los nacidos de la examen clerical/anticlerical (Al respecto: Lipset, S. M. & Rokkan, S., Cleavage Structures, Party Systems, and Voter Alignments en. Lipset, S. M. (ed.), Consensus and Conflict: Essays in Political Sociology, New Brunswick, Transaction Books, 1985). A nuestro causa, estos clivajes aún pueden desarrollarse en el ámbito de las artes, así como en el espacio social de los teatros.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Hemos considerado importante darles a conocer este manual, indicando situaciones que pueden afectar el buen funcionamiento del edificio y su departamento. Consciente que los propietarios han hecho un gran esfuerzo en la adquisición de su vivienda, hemos considerado importante darles a conocer este manual, indicando situaciones que pueden afectar la buena marcha del edificio, y Triunfadorí poder entregarles un grato lugar donde vivir, y ayudarles a proteger su inversión. Sin bloqueo, su mayor preocupación debe ser combatir la humedad al interior del unidad. Los usuarios y la Sucursal del edificio, deberán estar atentos a cada una de las recomendaciones, lo contrario podría traducirse en daños costosos o aguantar a la caducidad de las garantíVencedor no sólo de los equipos y materiales que se hubieran desatendido con resultados muchísimos más costosos, como daños a otros instrumentos, departamentos o áreas comunes. Rogamos excusarnos si considera que alguna de las indicaciones son demasiado obvias y reiterativas, pero nuestra experiencia nos indica que es mejor darlas a conocer para Ganadorí evitar futuros problemas en el uso de su sección.

Cuenta Elso Contreras: Positivamente cuando venían en vivo y en directo la Parentela llenaba el teatro. No cabía la Parentela, quedaba afuera, se hacían tres o cuatro funciones con los mismos personajes y como no había otra cosa, no había ni radio acá, porque la radio Serrano salió después, a todos los que venían les iba acertadamente. El que venía en vivo y en directo le iba bien y venían varias veces. Los Hermanos Campos con Guadalupe del Carmen vinieron varias veces. Ésta es la Fiesta Chilena, de Radiodifusión Corporación; y Hogar, Dulce Hogar!, de Radiodifusión del Pacífico, eran los programas radiales del momento y en sus pasos por Melipilla cosecharon rotundos éxitos. El primero, ambientado en un rodeo con cantantes y grupos folklóricos, tenía un casi racional éxito en la ciudad, sobretodo al poner en decorado a cantantes como María Ubilla, Ester Loyola, Alicia López, a los Hermanos Lagos, Ramón Díaz, Lucho Souza y al Dúo Rey Silva. En esas jornadas, Elso Contreras aprovechaba de acercarse a los músicos. Llevaba en sí el sueño de convertirse en un cómico, recorrer escenarios y ser un gran folklorista. Como tal, era la oportunidad de tenerlos al frente y dialogar con ellos. Y así lo hizo: Las visitas de Esta es La Fiesta Chilena al conservarse al teatro dejaban los instrumentos y cloruro sódicoían a tocar porque llegaban casi siem

23 igualmente se fueron poblando de teatros y ciudades como Quillota, Iquique, Curicó, Santo Felipe, Talca, Chillán y Concepción comenzaron a poner sus teatros de pie, replicando experiencias similares a las del Municipal de Santiago. Pero en este supramundo de la pompa operática, existía otro mundo en teatros que nacían en Santiago, donde la zarzuela, las operetas, los espectáculos de variedades se instalaban, atrayendo a un público permanente en actos que entendían y que los entretenían, especialmente en dos derivados de la zarzuela: el sainete y el cachivache cómico 70. Ese entendimiento, señala Piña, tuvo mucho que ver con que si correctamente las zarzuelas estaban influidas por la ópera italiana y la ópera cómica francesa, no tardaron en adaptarse al folklore regional y más en particular al Particular, siendo protagonizadas por personajes de la calle que hablan el jerigonza del pueblo 71, llegando Campeóní a existir teatros donde sólo se presentaban zarzuelas, como el Edén y el Apolo, en Santiago. En este camino, la música y las artes escénicas ganaron en el país creadores y cultores que incidirían directamente en el expansión de la música hecha en Pimiento, en un teatro nacional que estaba naciendo de manera amateur y en el cinema de los primeros abriles, pues estaban forjando una rica experiencia en conducta, escenografía y guiones, especialmente de comedia. Todo esto sucedía arriba del escenario, pero los teatros no fueron espacios solamente para la representación en el prosce- 70 De acuerdo a Juan Andrés Piña, el sainete es una estancia breve, generalmente de un acto, de tema humorístico y animación popular, que antiguamente se presentaba a continuación de una obra seria o como final de la función.

En definitiva, los setentas fueron una término caracterizada por el folklore, con marcada presencia en el Campo Alberto González y aún en el Palace. Y por supuesto que en el Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona todavía sonaba con mucha fuerza. En el año 1974 la iniciativa volvió a convocar a incipientes artistas, cantantes amateurs, o sencillamente a quien se atreviera en el escenario. Se presentaron participantes de todos los sectores de la ciudad, llegando cantantes de Talagante, El Monte, Santiago, San Antonio, Quilpué, incluso de liceos y colegios de la zona. Eran verdaderos representantes de sus localidades y llevaban con orgullo el nombre de su pueblo, barrio, villa o escuela, compitiendo en las categoríTriunfador rozagante, internacional, mexicano y neo-folklore. Incluso los cantores a lo humano y lo divino tuvieron su aparición en la publicación de 1976 de este festival. Habitualmente alejados de los escenarios de Melipilla, el payador Domingo Pontigo encabezó una delegación que reunía a cultores de Alhué, San Pedro, Loica, Quelentaro y Melipilla. En esa ocasión los cantores se presentaron frente a personas en una competencia de payas. Realizado total para una marcha que comenzaba a las 10:30 horas y se mantenía hasta las 13 horas de los domingos. En pleno auge de los festivales, Melipilla contaba con el suyo y hasta se prendían antorchas, a la uso de Viña del Mar, claro que a diferencia de la Finca Vergara, el Palace no tenía una ventilación adecuada para tales fuegos. Siquiera detentaba un buen sistema de sonido. Solamente una nota depreciación ha tenido este concurso y es su amplificación, que muchas veces no se es

27 Para 1907, la Plaza de Armas de Melipilla Bancal singular de los dos paseos citadinos unido a la periodo de trenes y epicentro de la observancia urbana sobre las reglas de comportamiento. No se podía estar de cualquier forma en dicha plaza. Por ejemplo, pasear estaba correctamente, pero era mal mirado que los niños jugaran a las chapitas en plena calle. Eso Cuadro homólogo de incivilidad, vagancia y estorbo para las familias que caminaban en círculos por allí. Bancal asimismo una época en que las calles que rodeaban el centro de la ciudad eran de tierra y las acequias estaban abiertas lo estarían por muchos primaveras más a un costado de las soleras. Allí, el patrón Luis Lagier, propietario del Biógrafo Transiberiano, proyectó las noches del 19 y 20 de septiembre de 1907 cintas que, de acuerdo al periódico El Comercio, poseían las más hermosas e interesantes vistas 83, acompañadas en los intervalos por la lado de música municipal, en un espectáculo que alcanzaba las tres horas, comenzando a las 20 horas. Fue la primera tiempo en que el cinematógrafo iluminó las caras de melipillanos y melipillanas, los rostros de miembros de las colonias italianas, españolas y incluso de sectores más populares que con ocasión de las fiestas irrumpían cual indios o gente sin cultura 84. Así 83 El Comercio, 16 de septiembre de Nótese que esta denominación de indios, tal como argumenta Carlos Cousiño, se origina en contraposición a lo culto o civilizado, esto es la vida de la hacienda. Lo que quedaba fuera de ella Cuadro manido como incivilizado, lo aborigen o indio y, hasta el día de actualmente, decimos le salió el indio en relación precisamente cuando determinado se comporta de guisa extemporánea a las formas establecidas por la élite, que una oportunidad fue hacendal durante la colonia, y en la ciudad de Melipilla de principios de siglo XX estuvo principalmente ligada a los inmigrantes españoles.

- Lista De Proyectistas) ya que se puede afectar la estabilidad del Edificio, o causar daños a las instalaciones de agua, electricidad, calefacción y fluido de su departamento, de un departamento vecino o del Edificio, pudiendo tener consecuencias civiles y penales no deseadas. Junto a destacar que los muros perimetrales del departamento, en ningún caso pueden ser modificados, porque si son exteriores, se afecta la fachada del Edificio, lo que está prohibido en el Reglamento de Copropiedad. Si son interiores, aunque sea en muros medianeros con los vecinos o con los shafts, o con el antesala de ascensores del firme, afectan a sus vecinos y las instalaciones del esquema o sus espacios comunes por lo que ni pueden ser alterados. Los tabiques interiores, que el calculista defina como no estructurales, pueden ser modificados ya sea demoliéndolos o perforándolos, teniendo presente que cualquier alteración que se haga en ellos debe efectuarse tomando la precaución de no alterar los shafts o instalaciones que afecten a éste u otro departamento de la comunidad. (No debe olvidarse que los shafts son espacios comunes por lo tanto son de propiedad de la comunidad y no se pueden afectar o intervenir). Adicionalmente considere que demoler instalaciones es riesgoso, especialmente en el caso de las instalaciones eléctricas y de efluvio. En el Reglamento de Copropiedad quedan claramente establecidas las entrar aqui modificaciones estrictamente prohibidas a la propiedad. El cambio de revestimiento (tierra, paraíso, paramentos verticales) es de monopolio responsabilidad del propietario que

155 Desde el terremoto de 1985, este fue el único registro visible del Teatro Serrano en Plaza de Armas, singular de los carteles que daban la bienvenida en el foyer del edificio y que tras su desuso alojó a un almacén de golosinas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *